Correr con calor

Correr con Calor

Llega el verano, llega el calor.

Por ello, no podemos perder de vista que las condiciones ambientales cambian, son diferentes: la temperatura ambiental es mayor y se van a producir una serie de cambios en nuestro organismo y como consecuencia, una serie de cambios en el rendimiento del corredor.

¿Qué pasa cuando corremos con temperatura ambiental elevada?

Se produce un aumento de la sudoración, así como un aumento de la frecuencia cardiaca y aumento de intercambio respiratorio. Estas condiciones requieren una mayor energía por nuestra parte para desarrollar la misma actividad.

Si además tenemos condiciones de humedad elevada, la ecuación se complica. Se nos hace mucho más difícil correr.

Nuestro organismo tendrá que esforzarse más, para mantener la misma intensidad.

Por ello, os vamos a indicar qué hacer en estas situaciones, cómo afrontar y cómo poder entrenar adecuadamente en estas (duras) circunstancias:

  • Elige la hora del día más adecuada: temprano o a última hora del día. Evita las franjas centrales del día, y sobre todo la alta exposición al sol. También si estás en un sitio con alta humedad, fíjate en este parámetro e intenta salir en momentos donde la humedad sea más baja.
  • Bebe bien: hidrata correctamente antes, durante y después de la actividad física. La orina ha de ser clara en todo momento. Tendremos que ingerir más líquido de lo que normalmente ingerimos, ya que la sudoración será mayor. No sólo bebemos agua, ingerir sales minerales en el caso de ser necesario y cuando perdamos muchos electrolitos.
Correr con Calor
  • Corre siempre que puedas por ‘la sombra’, evita el contacto directo con el sol. Y si no te queda otra, protégete, tanto con protector solar, como con gorra. Un buen truco, es meter unos cubitos de hielo en el interior de la gorra, para así, ir ‘más fresquito’ durante la primera parte del entrenamiento.
  • Los primeros días han de ser de adaptación: no te asustes si entrenas mal en las primeras sesiones por el calor. El cuerpo ha de adaptarse y los primeros entrenos suelen ser con malas sensaciones. Poco a poco iremos sintiéndonos mejor y adaptándonos a estas circunstancias. Depende de la persona, pero se estima que entre 7 y 21 días, se produce una adaptación completa.
  • Adapta el entrenamiento a esta época: dentro de lo posible y siempre en función de la prueba que estés preparando, aprovecha el verano para hacer menos volumen y más intensidad. Entrenos más cortos y más rápidos.
  • Sé inteligente: escucha tu cuerpo, adapta los entrenos y las sensaciones. Cabeza en todo momento.

Y como no todo va a ser malo,  que sepas que correr con calor nos permitirá sacar más rendimiento en pruebas cortas. ¡Aprovéchalo! 

¿Quieres entrenar con Víctor y que te asesore con un plan personalizado de Running?

Encontrarás toda la información en la página de Entrenamientos Online. Pero para cualquier duda o consulta:

¡Escríbenos al email: escuela@vgrunning.com o llámanos/whatsapp al teléfono 686230149!

¡Apúntate ya y empieza a correr!

Sin comentarios

Comentar

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Podemos ayudarte?