Prueba Esfuerzo Corredor

La prueba de esfuerzo: la ITV del corredor

¿Por qué debemos hacernos una prueba de esfuerzo?

La realización de una prueba de esfuerzo cada 2-3 años debe suponer una obligación para todo aquel que se calza las zapatillas semana a semana. Igual que llevamos al coche a pasar la ITV o igual que cambiamos el aceite del motor, las ruedas… nosotros tenemos que pasar esa prueba de esfuerzo que nos indique que estamos totalmente aptos para la práctica deportiva.
El corazón es el músculo de nuestro cuerpo más importante que tenemos, por ello tenemos que revisarlo y controlarlo, saber que está perfectamente bien para la práctica del running.

Es importante saber que, si realizamos una prueba de esfuerzo cada cierto tiempo, tendremos la tranquilidad de conocer que todo marcha bien, que podemos exprimir nuestro cuerpo al límite… Y podemos evitar males mayores. Podemos salvar nuestra vida.

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

La prueba de esfuerzo consiste en la medición de una serie de valores con el fin de valorar la condición física de la persona y controlar en esfuerzo la actividad del corazón, para saber que rinde de manera adecuada.

A nosotros nos va a interesar la realización de la prueba de esfuerzo en tapiz rodante, es decir, en cinta de correr. También se puede hacer en bici estática, en remo, pero donde nosotros sacamos de verdad el provecho será sobre la cinta de correr, que para eso es nuestra actividad del día a día.

Aunque dependerá de la prueba de esfuerzo, los datos que se obtienen de forma general son los siguientes:

  • Frecuencia cardiaca máxima.
  • VO2máx, es decir, consumo máximo de oxígeno.
  • Umbral aeróbico y anaeróbico (Vt1 y Vt2).
  • Concentración de lactato en sangre.

 

Pero por encima de los valores que obtendremos, los umbrales y nuestro consumo de oxígeno, lo más importante son las mediciones a nivel cardiovascular, como presión arterial, ritmo del corazón, capacidad respiratoria, respuesta del organismo al esfuerzo… para descartar ninguna anomalía en nuestro organismo. Y si la hubiera, poder afrontarla y saber qué hacer y qué no hacer.

¿Dónde me puedo hacer una prueba de esfuerzo?

Tenemos varias opciones para acudir a realizar una prueba de esfuerzo, ya sea público o privado nuestro médico de cabecera podrá prescribirnos una.  En Madrid, por ejemplo, tenemos las siguientes opciones:

Público con precios entre 14 y 27 euros:

 

Privado, normalmente con precios por encima de 70 euros, por poner unos ejemplos:

 


 

Desde VG Running, recomendamos a los alumnos de nuestra Escuela del Corredor, tanto a los que vienen a entrenos presenciales como Online,  que se hagan una prueba de esfuerzo y más todavía si se van a enfrentar a medias/largas distancias.

Así que tengas el nivel que tengas, si eres corredor, no lo pienses, ¡Hazlo ya! Y si tenéis dudas al respecto, podéis comentar aquí debajo o contactarnos!

Sin comentarios

Comentar